“El amor está dentro de ti, expandelo en tu vida”


El Poder Interior

Por el Padre Lauro Trevisan


II Etapa: Liberación del Corazón

En la segunda etapa, usted acabará con el vacío insoportable del corazón, con la soledad, con el odio, con los fracasos en  el amor, con el desamor, con los problemas sexuales, con el miedo de perder el amor,  con los complejos del corazón, con la  incapacidad de perdonar y con el corazón duro y frío.


Día 9: Día del Perdón

Este día es muy importante para mí,  por eso dejo que una suave niebla reconfortante descienda sobre mi corazón. Estoy calmo… Muy calmo… En paz…
Abro de par en par mi corazón. El sol golpea de lleno. Todos los escondrijos se iluminan.
Puedo ver algunas marcas de heridas: son las  personas que lastimaron e hirieron mi corazón. Me hicieron sufrir tanto que no pude perdonarlas. ¡Ah, cómo sufrí cuando me lastimaron! Mi corazón sangró… ¿Cómo puedo perdonar?
Sin embargo, ahora recuerdo la figura sabia y  noble del Divino Maestro, respondiendo a aquel que, antes que yo, tenía el mismo problema: “Perdona no sólo siete veces, sino setenta  veces siete”. Setenta veces siete, cuatrocientas noventa veces.
Qué vida ésta, para mí son solamente uno, o dos,  o tres perdones que no quiero dar. Es tan poquito… ¿Por qué no perdonar?  Si yo no perdono, el perjudicado soy yo, pues cada vez que niego el perdón, reabro la herida  y ella continuará sangrando. Continuará sangrando hasta que yo resuelva  cerrarla definitivamente con la pomada del perdón. Ahora veo claramente que ya no es más el otro quien me está lastimando, sino que soy yo mismo que me estoy lastimando cada vez que recuerdo el problema.
Eso es una tontería.
Claro que ahora quiero perdonar a todo y a todos. En este instante quiero curar todas las heridas de mi corazón. Soy yo y no otro el causante de esas heridas.
Esto es tan verdadero que, si el otro me pide perdón y yo no perdono, mi herida continúa sangrando.  Aunque el otro se haya redimido y sea hoy la  criatura más santa del mundo. Sólo yo puedo sanar la herida de mi corazón. Perdonando.
Las heridas de mi corazón sólo existen hoy  porque las reabro todos los días.
Pero ahora estoy decidido. Sólo quiero mi salud mental, espiritual y física,
por eso me perdono y perdono a los otros. Sí, perdono principalmente a mí mismo por el mal que causé a mi corazón. Perdono a los otros. A todos.
Atiendo mi deseo, sé que mi corazón enseguida  obedece y perdona, tanto que a partir de este  momento todas las heridas están curadas.
Ya no siento dolor, ni sufrimiento, ni malestar. Siento, eso sí, un gran alivio, una sensación  suave de paz y una dulce emoción de amor y de  ternura.
¡Qué lindo y saludable está mi corazón! Bienaventurado este día, porque un gran milagro  se produjo en mí. Mi corazón está curado. Completamente curado.



Recomendación: Lo más temprano posible lee el tema del día y déjate impregnar por su contenido. Relájate, mantén tu mente en reposo y recibe las fuerzas positivas que el
tema te irradiará. Vive la experiencia benéfica del mensaje. Repite la lectura del tema varias veces a lo largo del día (te recomiendo imprimirla) y permite que la acción del Espíritu Santo realice los resultados deseados. No pongas obstáculos de duda, de descreimiento, de desánimo, de pesimismo y de miedo.

El Poder Interior del Padre Lauro Trevisan
Tomado: http://mx.geocities.com/adyluna1/algodemi.html

NOTA: Puedes crearte un Diario de Poder Interior, comprate un cuaderno para tal fin, y cada día vas copiando el texto de cada día que tienes que repasar durante todo el día, y al amanecer de cada día escribir el TEXTO del día correspondiente a la Liberación y puedes también agregar que vas sintiendo, con el proposito de Liberar TODO lo que llevas dentro en este diario Espiritual del Despertar de Tu Poder Interior. Así lo hago Yo, es solo mi recomendación cada uno es libre de hacer según su conciencia.




“La Espiritualidad más expandida es el

AMOR en VERDAD Iluminado”


angelReboteando

♥ Ángeles Amor Ilimitado e Incondicional ♥

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend