Llama-Trina

“33 pasos para reclamar tu poder interior” Stuart Wilde.
TRADUCCIÓN POR YARISA

PASO 25: EVITA CONVERTIRTE EN UN GURÚ

Conforme tu energía empieza a subir y comienzas a liberarte de la porquería de tu vida y a moverte hacia el Yo Infinito, vas a convertirte en un maestro. Puede que no te subas a un estrado a enseñar, ni escribas libros, pero enseñarás, no te quepa duda. Enseñarás, por ejemplo, mediante la energía. Enseñarás a otros porque conoces el Tao, y sabes de la paciencia y del arte de hacer y no hacer. Cuando te conviertas en un maestro, quiero que tengas cuidado de enseñar con humildad, como una persona magnánima.

He estado en la esfera del movimiento para el desarrollo del potencial humano durante muchos años, y he conocido probablemente al 75 u 80 por ciento de todos los más famosos gurús, escritores, motivacionistas y psicólogos que están en el asunto. Si están en el circuito de seminarios o son bien conocidos por sus libros, en un momento dado los conoceré con toda probabilidad. Algunos de ellos son una gente increíblemente hermosa. Son humanos, tienen sus debilidades, caen como humanos y se levantan de nuevo; son reales. Pero una pequeña parte son lúgubres, pomposos, manipuladores, hipócritas. (…)

Ellos aumentan su energía, la gente se siente atraída por ellos, así que ellos usan ese poder de base para sostenerse a sí mismos.. Se hacen acumuladores de dinero y están llenos de sí mismos. O bien piensan que su filosofía es la única que existe. No hay una sola filosofía. La filosofía es común a todo el mundo; es parte de nuestro conocimiento más grande. No puedes decir “Esta es mi filosofía”, o “esta filosofía es mejor que aquella”. Algunas son preferibles, en el sentido de que son liberadoras. Aquellas filosofías son más útiles para ti y para mí que las que restringen. Pero todas sirven a un propósito. La restricción sirve a un tremendo propósito, porque permite comprender la libertad. La manipulación sirve para un fin, porque nos permite convertirnos eventualmente en magnánimos. No puedes tener una sin la otra.

Viajando por el mundo y conociendo maestros, puedes ver que algunos de ellos compran literalmente la idea de que son Dios. Así que se ponen allí e intentan hacer de Dios para la gente. No hacen un silencioso “Yo soy Dios”, como el paso 1, donde interiorizamos la idea y somos humildes. Ellos se suben a un escenario con una actitud de “miradme”, expresándolo con una humildad falsa y amplias sonrisas y muestras poco sinceras de pureza y amor, mientras en lo hondo oscilan a extremos de disgusto.
Cuando te hagas maestro sé cuidadoso con tu energía. No quieres elevar tu energía y llegar al final de tu vida para ver cómo has manipulado a la gente más débil. Usando tu conocimiento para asustar a la gente, para amedrentarles y que te den su poder o su dinero, no es apropiado. Evita convertirte en un gurú. Si eres un santo y una persona con poder, la última cosa que necesitas en unos montones de gente besándote los pies. Tienes que estar terriblemente desquilibrado y seriamente loco para ir a por eso.

Aprecio que el la filosofía hindú reverencian a los gurús. Respeto los modos hindúes. Pero, para un occidental, olvídalo. Ese no es nuestro juego, sentarse en un ashram besando los pies a algún personaje. Enseña desde la energía. La más grande enseñanza que podrás ofrecer jamás es tu ejemplo. Eres tú siendo tú. Fuerte y sólido. Cuando la gente diga “Es horrible, es terrible, todo se desmorona”, tú dirás “No, no pasa nada, es bastante bello. De toda esta ruina vendrá un cambio, y desde ahí vendrá más desarrollo”.
Enseña desde la energía, por ejemplo; sirve a la humanidad desde dentro de tu carisma silencioso, tu poder silencioso, tu conocimiento. Enseña a la gente, ayúdalos y luego asegúrate de dejarles ir. Recuerda que no puedes levantarlos, porque, si lo haces, sus pequeñas piernas colgarán en el aire. En vez de eso ponte por debajo de ellos y dales apoyo, elévalos y piensa quienes son y qué necesitan.

Enseña desde la verdad, desde la energía, desde la humildad. No te dejes seducir por el poder sobre la gente, por el dinero, el espectáculo y el glamour, porque un día te morirás y estarás en un serio aprieto presentándote ante la luz de Dios, observando cómo has tenido la indescriptible audacia de presentarte a ti mismo sobre la tierra como un dios. No uses tu poder sobre la gente sexualmente o psicológicamente. No uses el miedo, no les robes. La gente en el camino son vulnerables y confiados. Respeta eso. Si faltas a estas reglas, perdónate a ti mismo y promete ser más correcto en el futuro.

Lleva a cada persona que es atraída por ti  al próximo cruce de caminos, bésala en ambas mejillas, y envíala por su camino, deseándole buena suerte. Ese es el modo sagrado.

Que Dios te bendiga y guíe tu viaje.

Sígueme en Facebook

“33 pasos para reclamar tu poder interior” Stuart Wilde.
Colaboración y traducción amorosa de Yarisa
Sobre Stuart Wilde ir a www.stuartwilde.com/ (Está en inglés)

Labor amorosa de Yarisa para la Humanidad

MoonStones-1990


Menú de cierre

Comparte con un amigo