Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

33 pasos para reclamar tu poder interior – Paso 24- Stuart Wilde

Angel-01

“33 pasos para reclamar tu poder interior” Stuart Wilde.

TRADUCCIÓN POR YARISA

PASO 24: NO TEMAS LA MUERTE, ACÉPTALA, VIVE LA VIDA.
De las opiniones del ego surgen sus consideraciones y necesidades. De sus consideraciones y necesidades provienen todas las contradicciones de la vida. Debido a que tiene opiniones y necesidades, el ego puede ser contradictorio. Las contradicciones crean angustia y malestar emocional.

Siendo menos rígido, teniendo menos opiniones absolutas y trabajando sobre tus emociones y deseos, puedes eliminar el 90 por ciento de la angustia de tu vida. Por supuesto, la angustia central que tenemos que eliminar es el miedo a la muerte.

La mayoría de la gente tiene uno o dos pensamientos de muerte cada hora de su vida de vigilia. No es realmente muerte física, el acto de dejar el plano terrestre físicamente, sino, como dije anteriormente, es la muerte de las cosas lo que les asusta, muerte de relaciones, muerte de un ritmo, cambios de cualquier clase.
Conforme dejas entrar el infinito en ti, puedes evitar mucha de la angustia de la vida siendo libre en tu interior, incluso si las circunstancias no te permiten ser completamente libre aún, aceptando el flujo y aceptando que hoy estás aquí y mañana ya no estás necesariamente aquí. Una de las meditaciones que me gustaría que hicieras como parte de la expansión de tu consciencia, es imaginarte a ti mismo flotando sobre la atmósfera, en la estratosfera y más allá, y girándote y viendo la Tierra detrás. Ahora, con el ojo de tu mente, desplaza la Tierra hacia algún lugar del futuro. Mira al planeta debajo de ti y tómate un momento para ver cómo sería el planeta dentro de unos 200 años. Observa el planeta sin ti.
Es un poderoso ejercicio. Conforme observas el planeta continuando su evolución, los niños nacen, las cosas pasan, las sociedades suben y caen, amor, caos; todo sigue marchando y tú no estás presente. Y vas observando el mundo sin ti; puedes ver el estado de nuestra evolución cuando no estás aquí. Puedes llegar a la aceptación del hecho de que estar aquí y no estar aquí en sentido infinito, no son nada distinto.

Has contribuido a la mente del mundo. Has contribuido a la emoción. Espero que contribuirás en modo positivo a la espiritualidad de toda nuestra gente. Eres un recuerdo, una memoria eterna, así que serás eternamente recordado, no necesariamente por la gente que está viva dentro de 200 años, sino en los registros akáshicos, en la totalidad de nuestra evolución humana. Tu lugar está allí. Es sagrado, santo, espiritual. Es parte de todas las cosas.

Meditando desde arriba, vas a llegar al punto donde te das cuenta de que un día no estarás aquí, y eso está  O.K. No temiendo la muerte, haces de ella una amiga. En tu meditación, puedes ir profundamente dentro de ti y visualizar tu actitud negativa hacia la muerte como un feo gremlin bastante molesto, merodeando constantemente causando problemas.

Hacer de la muerte una amiga, dominarla, invitarla a pasear contigo en tu vida. Ese es el modo en que puedes ponerla a un lado y aceptarla sin ninguna resistencia.

En el ojo de tu mente, llama al gremlin de la muerte a tu presencia y dile que quieres besarlo. Pasa tus dedos por su cabello y echa su cabeza hacia atrás y entonces bésalo, y cuando lo hagas, arráncale la lengua de un mordisco. Escúpela y empuja al gremlin para que se siente en una esquina. Dile: “Oye, pequeño malcriado sin lengua, te sentarás aquí en silencio, hasta que te llame y no me molestes más. Cuando esté preparado iremos a la siguiente dimensión de la mano, como amigos y héroes. Por favor, no te tomes personalmente que te haya mordido la lengua, esto es que te amo. Espera aquí. Volveré por ti algún día.”

La mitad del miedo al cambio es el miedo de no saber.  Por ahora estarás en estado de no tener que saber. No tienes que saber todo el tiempo. Así que si no sabes cómo se siente uno después de morir, no importa. No sabías cómo se iba a sentir la vida antes de empezar con esto. Así que acéptalo, y saca tu inseguridad. Es una parte de las leyes del ego tontearte pensando que la muerte es horrible y que la vida es mucho más deseable. Pero nadie sabe si eso es verdad. De hecho, los vislumbres que he tenido de las dimensiones celestiales, son de mucho más hermosos que lo que puede llegar a suponer la imaginación humana, tan llenos de amor y serenidad y bondad que yo apostaría a que la muerte es muchísimo más divertida que la vida.

Conforme te liberas de la inseguridad acerca de la muerte, te sientes más a gusto con los cambios de toda clase. Nada es permanente. Disfruta tus relaciones mientras puedas. Pueden durar toda la vida; puede que no. Disfruta del lugar donde estás mientras puedas. Puede que dure toda la vida, puede que no. Disfruta del trabajo que haces, sabiendo que cuando las cosas cambian, cambian para ayudarte. Cambian para liberarte, llevándote a un lugar diferente, a un nivel de energía más alto.

No te aferres y no te preocupes cuando las cosas van y vienen. Si intentas agarrarte a la gente les sofocarás y se irán. Recuerda, el amor es como el número 49 del autobús, que atraviesa Londres por Kings Road, baja por la calle Oakley y sube a Battersea. Siempre pasa otro un minuto después.

Hay dos mil millones de personas ahí fuera del sexo opuesto. Si eres bisexual ¡tienes cinco mil millones donde buscar!.

No hay escasez de amor. Puedes encontrar otro compañero. La persona con la que estás no es absolutamente la única que hay, especialmente si tu energía está subiendo. Si estás bajo entonces puede ser duro para ti. La gente se ve atraída por la energía, porque la energía es la vida. La energía es la única seguridad real. Cuando creas energía, creas vida para ti; y si creas energía para la gente, eso aumenta su seguridad. Les hace sentir seguros; responden positivamente. La gente está petrificada ante la muerte, y el ego se toma el trabajo de mantenerle a uno vivo con una enorme cantidad de emoción y angustia.

Por lo tanto, ¿Qué harás hoy para afirmar la vida y crear energía? ¿Hay un amigo al que puedes llamar, inspirarle un poco o animarlo? ¿Hay algo que puedas pintar hoy? ¿algo para limpiar?¿Ago que renovar? ¿Qué puedes hacer por tu cuerpo físico? ¿Qué puedes hacer por tus emociones? ¿Qué puedes hacer hoy que signifique “Yo abrazo la vida”?

Acostúmbrate a esta idea de un planeta sin tu presencia. Poco apoco, el miedo empieza a aflojar. Te dices a ti mismo: “Acepto estar aquí; acepto no estar aquí. No hay diferencia en la condición, porque aquí no es alto y allí no es bajo. No hay vida ni muerte, sólo un infinito perpetuo dentro de mí.”

Conforme te retiras del ego, dejando la mayoría del intelecto y la lógica detrás, no te volverás a preocupar. Es sólo el intelecto el que busca vivir perpetuamente. Es sólo el intelecto el que tiene miedo. En el Yo infinito no puedes morir. Nunca estarás más vivo que en el momento de tu muerte. Será apasionante para ti.

Una de las demás cosas que vas a averiguar es lo ligero que eres, porque el cuerpo físico es muy pesado para arrastrarlo por ahí. Cada mañana te despiertas y piensas “Oh, Dios, tengo que menear estas 180 libras por todos lados hoy”. La gravedad es grave. Te tira al suelo y te hace ejercer un esfuerzo muscular. Si nunca has tenido una experiencia fuera del cuerpo, la primera cosa que notas es la increíble liviandad de ser. Así que desarrolla la ligereza de ser. Sé un espíritu, mejor que un regordete y pesado ego. Toma la vida con ligereza de corazón, ríe un montón. Sé responsable, ordenado, disciplinado, pero ríe, ríe, ríe. Recuerda que la seriedad es una enfermedad del ego.

Cuando encuentras gente que son muy serios, son también arrogantes o inseguros, o ambas cosas. A menudo están atrapados por su intelecto. Lo que pasa es que durante un tiempo empiezan a comprar su propia inteligencia intelectual. Al principio funciona bien, y consigues ver lo maravillosos que son. Pueden impresionar a la gente con su brillantez intelectual. Pero luego gradualmente la mente no tiene lugar adónde ir. Su influencia va agotándose.

Einstein inventó todo lo que fue capaz de inventar a los 25 años. El resto de su vida la pasó en una fútil persecución para encontrar una fuerza que no pudo hallar llamada la quinta fuerza, la fuerza unificante. Murió amargado. No podía llegar a Dios a través de su mente. Lo que le pasa a la gente que se hace muy cerebral, intelectual y seria es que hacen de su mente su Dios. Y poco a poco la mente no puede sostener que es Dios, porque hay un límite en lo que el intelecto puede descubrir y saber. Al final, se convierten en seres enfadados y temerosos.
Así que si realmente temes la muerte, probablemente hiciste de tu intelecto tu dios. Aparta la mente a un lado y dile”Eh, intelecto, eres muy bueno cuando se trata de hacer balances bancarios, pero no eres Dios. Eres sólo una mente, y hay un límite a cuántas cosas vas a descubrir en esta vida, tu utilidad tiene un límite. Así que retírate y cállate”

Partiendo sólo del intelecto e ignorando el Espíritu, te condenas al estancamiento, Puedes volverte amargo, enfadado y frustrado cuando los demás no reconocen que tus manifestaciones mentales son tan altas como crees. Habrá una tendencia a lanzarte sobre otros desde una gran altura intelectual y ellos no reaccionarán bien a eso. Se resistirán; es un mecanismo de autodefensa.

El viaje va desde los aspectos neuróticos del intelecto hasta llegar a ser una persona real que vive en la verdad. Acepta lo que es real y verdadero y empezarás a enterrar el ego, con su enorme arrogancia, que intenta convertirse a sí mismo en un falso dios. “No tendrás falsos dioses”, y el dios falso que no has de tener es tu intelecto. Vuelve al Espíritu; el Infinito dentro de ti está allí, más allá, yendo y viniendo, más allá de la vida y de la muerte.

Que Dios te bendiga y guíe tu viaje.

“33 pasos para reclamar tu poder interior” Stuart Wilde.
Colaboración y traducción amorosa de Yarisa
Sobre Stuart Wilde ir a www.stuartwilde.com/ (Está en inglés)

Labor amorosa de Yarisa para la Humanidad

Angeles-48

Cerrar menú

Comparte con un amigo